Buscar este blog

Cargando...

viernes, 13 de julio de 2012

RESUMEN PERICO TREPA POR CHILE


 



Resumen del libro  Perico trepa por Chile



CHICOS RECUERDEN LA PRUEBA A FIN DE MES

Ficha de lectura personal.

1. Título: Perico Trepa por Chile.

2. Género Literario: Novela Infantil.

3. Presentación: Perico es un niño de Tierra del Fuego que recorre Chile de sur a norte viviendo entretenidas aventuras.

4. Autor: Marcela Paz-Alicia Morel.

Reseña Biográfica:
Marcela Paz: Conocida por todos los niños de Chile por su pseudónimo Marcela Paz, nació en Santiago en el año 1902, en el seno de la familia tradicional, conformada por Francisco Huneeus y María Teresa Salas Subercaseaux y sus 8 hijos.  En 1982 se le concedió el Premio Nacional de Literatura. Este reconocimiento se sumó a una larga serie de distinciones literarias que la autora recibió a lo largo de toda su vida. Ester Huneeus falleció en Santiago el 11 de junio de 1985.

Alicia Morel: Nacida en 1921. Su larga trayectoria, comienza con la publicación de un libro de poemas en 1938: En el campo y la ciudad. En 1969, se traslada a Valdivia y allí escribe El increíble mundo de Llanca, Cuentos araucanos.

A fines de los años 70, junto a Marcela Paz escribe Perico trepa por Chile, libro que tiene hoy más de 30 reediciones.

5. Personajes  Principales:
  • Protagonistas: Perico, Padre, Capitán Miguel Benavente, Pedro Álvarez, Marsopa, mr Maller.
  •  Antagonistas: Cara de Gato, Junetzy.
  •  Secundarios: Piloto del avión, gringo Smith, el señor de los faros, Pancho, Catalina, El brujo, el Pioneta, Monitor, Pancho (el guía), Wilson, Pérez, Chicharra, Pietro, Fanor Parra.
Descripción física y psicológica del personaje principal: Perico es un niño de 8 años, tiene un cuerpo de niño pero resistente. Pelo corto, de contextura media. Es un niño valiente y fuerte, aventurero, también es demasiado independiente para su edad.

6. Descripción del espacio físico: la historia transcurre a lo largo de todo Chile, por esta razón el paisaje está en constante cambio. El viaje va de sur a norte.

7. Tipo de narrador: Omnisciente.

8. ¿Qué motivos literarios (temas) se desprenden del libro?
Aventura y Valentía.

                                                           Resumen
Perico tenía ocho años y le gustaba mucho ir a la escuela. Su vida era muy sola en el rancho de su padre, Tan lejos de todo que, para ir a la escuela tenían que hacerlo en el caballo de su padre.

Vivían en
Tierra del Fuego, la zona más austral de Chile, donde los días son tan cortos en invierno que apenas hay cinco horas de luz.
En sus pequeñas tierras de los suaves, el padre de Perico criaba ovejas finas, que él mismo pastoreaba.

Si bien es cierto que Perico decía contar hasta 30, pues su padre le había dicho que cuando contara hasta 50 tendría que dejar la escuela Perico  debió abandonar el colegio para ayudar a su padre a cuidar las 50 ovejas que tenían. Vivía con su padre, su madrastra (ya que su madre había muerto cuando él era muy chico) y sus 2 hermanos (una niña y José) en Tierra del Fuego.

El gran sueño de Perico mirando el largo mapa de Chile que colgaba en un  muro de la sala, era “Algún día treparé por mi tierra igual que una araña. Recorreré hasta el último rincón de Chile”.

Cuidando a las ovejas se dio cuenta que faltaba una, se angustió  mucho porque su padre lo retaría, la fue a buscar y la encontró dando a luz. Ayudo a la pobre ovejita y decidió que la cría seria su mascota, la nombro Mirasol. Al día siguiente salvo a las ovejas que eran atacadas por un perro ovejero salvaje. Ese mismo día rescato al piloto de un avión que cayó cerca de su casa.

Su padre le comunicó  que vendería las ovejas, el se puso triste por Mirasol también sería vendida, por eso decidió subirse al camión del gringo que había comprado a las ovejas. Así con Mirasol dentro de su chaleco llegó  a Porvenir. Al bajar se ofreció como pastor y el gringo y su ayudante aceptaron, pero solo lo llevarían hasta Punta Arenas.

Subieron a un transbordador que los llevaría por el Estrecho de Magallanes hacia el Océano Pacifico. Perico se dio cuenta de que el pioneta lo había reconocido, pero que no lo delataría. Durante el viaje a Puerto Natales quedaría maravillado con el mar, con el faro Evangelista y con otros barcos más grandes. De pronto estuvieron súper cerca de chocar con un iceberg, después de difíciles momentos lograron esquivarlo. Después de varios días en que tuvo que andar escondido y comía gracias al pioneta, llegaron a Puerto Natales. Ahí se separó  del rebaño y camino hacia el bosque. En el bosque tuvo que esconderse de un puma negro que los acechaba. A la distancia divisó  una extraña raya negra, al acercarse se dio cuenta que se trataba de una cueva, ahí conoció a unos gringos. Le explicaron que se trataba de la cueva del Milodón, después vio las Torres del Paine y se sintió orgulloso de ser chileno.

Las gringas se subieron a un gran barco blanco, Perico pensando que no podría irse en este buscó uno más chico en el muelle de Puerto Natales, así conoció a Don Miguel Benavente, que lo llevaría a Puerto Cisne (en confusión con Lago de los Cisnes). El capitán Miguel le daría algo de dinero y comida por ayudarlo, así recorrieron hasta el Golfo de Penas; el niño se sorprendió con faros, balizas, fierros, ventisqueros y todo alrededor. El capitán se dedicaba a las pieles de Lobo de mar. En el viaje contarían los lobos cachorros y las hembras, pero se encontraron con la sorpresa que el “cara de ratón” que iba más adelante estaba matando a los cachorros. Después les robo a Mirasol, al fin lo pillaron y el capitán lo amenazo, recuperaron a Mirasol y no vieron mas al “cara de ratón”.

El capitán le enseñó muchas cosas, le habló de los alacalufes, de la historia de los canales y de las islas. El capitán le aclaró que iban hacia el norte y no hacia el sur como pensaba Perico, pero a  él no le importó, quería seguir conociendo Chile.  Bajaron en Ratones y el capitán dejó a Perico con un viejo amigo de él,   viejo tenía dos nietos: Pancho y Catalina. El viejo lo llevaría a conocer los faros, pero Mirasol se perdió y Perico salió detrás de ella. Se internó en un bosque solo, ahí se cayó un árbol muy cerca de  él, le dañó una de sus piernas y fue rescatado por el brujo del bosque. El brujo vivía solo en el bosque y era sordo, le sanó su pierna y él ayudó  a buscar a Mirasol.

A Perico no le gustaba la idea de quedarse para siempre con el ermitaño, así que decidió seguir su camino. El brujo le dijo que el buscaría a Mirasol y que la cuidaría hasta que el regresara. También le dijo que caminara hacia el norte, siguiendo a las aves, le dio comida para algunos días. De esta forma Perico caminó  por varios días hasta que llegó a la Laguna San Rafael. Se sintió maravillado por la belleza del lugar, también se sintió un poco triste porque se sintió solo. De pronto vio un barco de turistas gringos y pidió que lo llevaran. Una vez en el barco le cambiaron ropa y lo vistieron de marinero, trabajo en los mandados y era apodado como “mascota” por los otros marineros. Así llegaron a Puerto Cisne.

Una vez que se bajó  del barco le dieron ganas de llorar, justo en ese momento se acercó un hombre y lo quedó  mirando. Ese hombre extraño a primera vista era el capitán Pedro Álvarez, el hombre que Perico había rescatado en el accidente de avión. El niño puso al tanto de sus aventuras a su nuevo amigo, Pedro lo invitó  a viajar con él y de paso poder ayudarlo, ya que al niño le debía la vida. Lo invitó  a ser su copiloto, pero primero le compró ropa nueva.

Primero trataron de buscar al capitán Miguel desde el aire, pero no lo encontraron, siguieron su viaje hacia el norte donde Pedro debía entregar unos medicamentos. Durante el trayecto el capitán le contó la historia de las dos serpientes, Caicaivilu (la serpiente mala) y Tren Tren (la serpiente buena), hace mucho tiempo la serpiente mala quiso raptar a la mujer más hermosa de la isla, la serpiente buena la escondió en una cueva, Caicaivilu enojada hizo estallar los mares con lo que la serpiente buena debió hacer crecer las montañas, así se formaron las cordilleras. Después de un corto viaje llegaron a Chiloé  y descendieron en Castro, la ciudad natal de Pedro. Entregaron los remedios y fueron a la casa de la mamá  del capitán. La señora en un gesto de agradecimiento regaló a Perico un avión a escala, era el primer juguete que el niño tenía en su vida.

Después viajaron hacia Puerto Montt, donde el capitán debía pilotar un avión de 80 pasajeros. Perico se quedó  con un monitor que lo llevó  a conocer la ciudad. Después debieron volver al aeropuerto El Tepual. El capitán les mostró el avión grande por dentro y después almorzaron. De pronto el capitán se paró de la mesa con una cara terrible, el avión (628) había sido robado. De inmediato se cerró el aeropuerto y se pasó  lista con los pasajeros, estos últimos alegaban por sus equipajes. Faltaba una persona llamada Isaac Junetzy, él había robado el avión. El capitán Álvarez y su colega Wilson fueron los encargados de segurito. Partieron hacia Valdivia, en el camino Perico divisó todos los Volcanes de la región, el Calbuco, el Osorno, el Villarrica, etc.

 Una vez en el aeropuerto de Valdivia (Pichoy) se les comunicó  que el tipo había descendido, pero que solo había cargado combustible y que había amenazado con una metralleta. Había destruido la torre de control a balazos. Perico tuvo que esperar al capitán mientras este estaba en una reunión con carabineros y ejecutivos del aeropuerto. Se subieron en un avión más grande rumbo a Concepción. Perico para no aburrirse en las reuniones, fue encomendado a Pancho, un joven mayor que él, que lo llevó  a conocer la mina de carbón. En la mina sintió mucho susto e incluso se perdieron, pero afortunadamente fueron rescatados y llevados a la superficie. Después viajaron a Chillán, todavía siguiendo la pista del delincuente, Perico conoció la casa de Bernardo O’Higgins.

De Chillán viajaron a Santiago en un vuelo comercial (como pasajeros), una vez llegados al aeropuerto de Pudahuel, Pedro se encontró con Papirote, un viejo amigo de la escuela de aviación. Como el capitán tenía reuniones, Papirote llevo a Perico a conocer Santiago. Anduvo en taxi, conoció el Metro (aunque no le gustó), la ciudad le pareció desordenada e inquieta, no le gustó el aire ni el ruido de la gran ciudad. Lo que más le sorprendió de la ciudad fue la Moneda, el palacio de los presidentes. Después fueron al cine. Al salir del cine se dirigieron a la escuela de aviación Capitán Avalos, ahí Papirote dejó  solo a Perico. Después de esperar largo rato. Perico tuvo noticias del capitán Pedro, ahora lo cuidaría un tipo llamado Pérez. Tuvo que quedarse en la escuela, porque el capitán se había ido a Valparaíso. Perico se sentía como un aspirante más. Al día siguiente hablo por teléfono con el capitán y luego lo embarcaron hacia Valparaíso. Habían encontrado el avión muy cerca de Quillota. Una vez que se encontró con Pedro este le pregunto si quería volver a su casa, Perico le dijo que quería seguir conociendo Chile. Así fue como siguió su viaje con un amigo de Pedro, el Marsopa era un hombre gordo y bonachón, que viajaba al norte en camión.

Con el Marsopa recorrió conoció Quillota, La Calera Coquimbo, etc. El hombre era simpático y bonachón, se dedicaba a la venta de frutas. En el camino llevaron a un argentino que hacia dedo. A Perico este tipo le dio mala espina, incluso sospechaba que se trataba del pirata del avión robado. Después de pasar por La Serena se dirigían a Vicuña. Perico informo al Marsopa de sus sospechas, pero este no lo tomó  en cuenta. El argentino de pronto sacó un arma, otra vez Perico tuvo que entrara en acción, le tiró  arena en los ojos al malhechor y después lo amarraron y lo entregaron a la policía. Las sospechas de período estaban en lo correcto, se trataba del pirata. El viaje continuo sin problemas, Perico conoció Vicuña, la ciudad de Gabriela Mistral. Después el Marsopa lo llevo al observatorio Tololo, ahí vio las estrellas, algunos planetas y algunas lunas. Perico estaba maravillado. Siguieron su camino hacia el norte, los pillo la Camanchaca (una neblina espesa) y visitaron una ciudad fantasma, el Marsopa le explicó que eran minas de salitre abandonadas. Llegando a Vallenar recogieron a un pirquinero (minero independiente) que hacía dedo, se llamaba Chicharra, les contó algo de la vida de los mineros. Llegaron a Copiapó y Perico se fue a estirar las piernas, se encontró con la Universidad Técnica y con un inmenso ferrocarril. El tren era bastante viejo, decía 1849, posteriormente una señora le contó la historia de la vieja locomotora. Después de pasar Chañaral, el Marsopa explicó a Perico que el camino sería muy aburrido pues pasarían por el desierto, le mostró algunos volcanes como el Ojos del Salado (el más grande de chile). Después de dormir en el camión al otro día arribaron en Antofagasta, era primera vez que Perico se bañaba en el mar. Al otro día emprendieron su rumbo hasta Calama, Perico le dijo al camionero que seguirá su rumbo una vez que llegaran a su próximo destino. El hombre le habló del clima y otras cosas, al llegar a Calama se despidieron.

Perico inmediatamente se  de pionera para un gringo arqueólogo, el Sr. Maller. Se subió al jeep del gringo y se internaron hacia la cordillera, llegaron a una iglesia antigua y el Sr. Maller habló con un sacristán arqueólogo. Mr. Maller era arqueólogo y le gustaban las momias, siguiendo su camino se detuvieron en un Pucará (fortaleza Inca) a buscar algunos vestigios. Al día siguiente visitaron Chuquicamata, la mina de cobre más grande del mundo, Perico quedó  impresionado con lo que él llamó un estadio para gigantes. Posteriormente se dirigieron hacia el valle de la Luna, pasaron ahí la noche y al amanecer se dirigieron a San Pedro de Atacama. Ahí el gringo se entrevisto con el cura Le Piege, un experto en momias. Este último le mostró su último hallazgo, Miss Chile era una momia hermosa. A Perico lo invadió un miedo terrible, aunque no era su característica, sintió mucho miedo  y salió corriendo, ahora si estaba decidido a volver a su tierra. Pero otra vez se equivocó, se puso a hacer dedo hacia el norte. Después de esperar un rato, un tipo llamado Pietro, que iba en moto lo subió y lo llevó. El tipo iba muy rápido en la moto, y después de harto viaje fueron interceptados por carabineros. Se trataba de un narcotraficante, y Perico se fue preso junto con él. El niño fue enviado a la correccional de Iquique, pero escapo, ahí se encontró con Fanor Parra, este hombre era de profesión marisquero. Este hombre lo llevó a su casa.

Al día siguiente Fanor hablaba con su esposa y pensaba adoptar a Perico, justo en ese momento llegaron los carabineros y dijeron que buscaban a un niño perdido. El hombre en primera instancia negó la existencia del niño, pero después lo entrego a la policía. A Perico le dijeron que el capitán Álvarez con su padre lo esperaban en Arica, para volver a Tierra del Fuego. Perico sintió una felicidad enorme, se despidió de Fanor y su familia. Una vez en Arica se encontró con su gran amigo el capitán Álvarez, quien le contó como habían seguido su huella desde que habían capturado al pirata del avión 628. Después Perico se reencontró con su padre, se puso a llorar, pidió perdón. El padre solo lo abrazaba. Perico para terminar dice:”Yo quería trepar por Chile hasta arriba, hasta donde termina, y lo he logrado. ¡Chile y su gente son maravillosos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada